Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Accidentes en el trabajo

La Ley Federal del Trabajo ha identificado más de 400 lesiones y enfermedades que son consecuencia directa de la vida laboral. En la Tabla de Enfermedades de Trabajo hay padecimientos que quizá suenen desconocidos, pero que suelen presentarse por una preocupante razón: la falta de prevención de riesgos en el entorno laboral.

Más allá de un sueldo digno, un beneficio inmediato, es necesaria la implementación de reglas y procedimientos que resguarden el bienestar de los trabajadores y les permita gozar de condiciones óptimas de salud para su desarrollo laboral.

Las cifras sobre accidentes, lesiones y enfermedades provocadas en el trabajo o como consecuencia de él, deberían ser suficientes para que todas las empresas adopten medidas preventivas. De acuerdo con los datos recopilados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en un año ocurren 2.3 millones de muertes a nivel mundial debido a percances laborales; además, la cifra de accidentados asciende a 337 millones. Estos indicadores, no reflejan la importancia que deben brindar las empresas a la seguridad del trabajador.

La prevención del riesgo

A la par con sus obligaciones, el trabajador también adquiere ciertos derechos, entre los que se encuentra el de la seguridad en el lugar donde desempeña su labor y cuya implementación depende de la empresa que lo contrata.

Todos los centros de trabajo, independientemente de su giro, deben analizar las situaciones o condiciones que ponen en riesgo el bienestar del trabajador, no sólo respecto a accidentes, sino también en lo que concierne a la prevención de las enfermedades profesionales.

El empleador no debe esperar a que los accidentes sucedan o los padecimientos comiencen para detectar los focos rojos en su empresa, por lo que resulta necesario establecer un plan de prevención que estipule un escenario libre de siniestros.

Para lograrlo, se deben cumplir dos requisitos: que el patrón provea el equipo, material o mobiliario necesario para el desempeño óptimo y seguro de cada actividad, así como la capacitación del trabajador para el uso correcto de sus herramientas.

Estadísticas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indican que los jóvenes de entre 25 y 34 años son los que sufren la mayor parte de los accidentes laborales, dato alarmante, pues se trata del grupo de edad en el que se concentra una gran parte de la población económicamente activa del país.

En materia de seguridad laboral, es común que las empresas enfoquen su atención en las actividades que representan un mayor riesgo para sus empleados, como la operación de maquinaria pesada o la ejecución de cualquier trabajo físico. Sin embargo, al intentar ofrecer protección y seguridad para los trabajadores, es importante considerar también elementos como la adecuación de las instalaciones, la ergonomía de las herramientas, el grado de ventilación de los espacios, el nivel de iluminación de las oficinas y la duración de la jornada laboral. Éstas son sólo algunas de las condiciones necesarias para garantizar un entorno de trabajo óptimo.

Con la implementación de un plan de prevención de riesgos que provea las condiciones mencionadas, será posible disminuir molestias físicas e intelectuales como la fatiga muscular, la fatiga visual, la sobrecarga mental o el síndrome del túnel carpiano ocasionado por movimientos repetitivos en la muñeca. Éstas, identificadas como consecuencias directas de condiciones atenuantes para la integridad del trabajador no suelen ser atendidas con la misma seriedad por todas las empresas.

Ante esta información, resulta de vital importancia que toda organización, sin importar la orientación de su giro, establezca planes de prevención de riesgos en atención a los trabajadores, los cuales constituyen la principal fuerza productiva del país.

Además de los efectos nocivos en la salud, la baja productividad puede ser consecuencia directa de la falta de comodidad o de elementos perturbadores de la atención, por lo que el cuidado de estos factores será benéfico no sólo para el trabajador sino para la compañía en general.

Una silla cómoda, un ambiente libre de ruido y una iluminación adecuada son igualmente importantes que un casco o un par de botas reforzadas. Por lo que una empresa formal que desea cumplir con los requisitos de seguridad laboral exigidos en la Ley Federal del Trabajo, deberá siempre tomar en cuenta las necesidades en el entorno de sus trabajadores.

La empresa y la seguridad social

Es necesario que la empresa tenga una relación directa con el instituto de seguridad social al que se encuentre inscrita, así como que conozca sus lineamientos y le haga saber a sus empleados todo lo concerniente a su situación en lo que a salud y seguridad se refiere.

El espectro de lo que la Ley Federal del Trabajo identifica como riesgos en el trabajo es muy amplio. Sin embargo, en el contexto laboral puede definirse una "situación de riesgo" como el accidente o enfermedad a que están expuestos los trabajadores en ejercicio o con motivo del trabajo.

A partir de este concepto se derivan una serie de situaciones avaladas por la ley en la que el patrón debe hacerse cargo del trabajador, por lo que es necesario que ambos estén al tanto de cuándo y cómo un accidente o enfermedad se considera producto del trabajo.

Con base en lo anterior, es necesario conocer los procedimientos que cada institución de salud estipula para proveer sus servicios, así como los mecanismos para que el trabajador pueda ser atendido eficazmente. Por esta razón, resulta de gran importancia que exista una comunicación estrecha entre empleador y empleado la cual garantice un entorno óptimo, asegurando el bienestar y la productividad de toda la organización.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos