Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Universia

02/06/2016

Temas relacionados

En la vida de todo profesional se presentan numerosos desafíos de todo tipo. La mayoría de ellos, tienen que ver con el relacionamiento que tenemos con nuestros contactos, colegas e incluso con nuestros jefes. Entablar un diálogo enriquecedor con quienes trabajamos es de vital importancia, pero existe una línea invisible que separa lo que podemos compartir y lo que no en el ambiente laboral.

Los contactos profesionales son una ayuda fundamental en el desarrollo y crecimiento  de todo profesional, pero el éxito radica en saber reconocer qué palabras pronunciar en los momentos y contextos adecuados. La denominada inteligencia emocional es lo que nos permite percibir con certeza qué es lo que debemos decir y qué es más conveniente callar o reservar para otros ámbitos de la vida más íntimos.
 
Si bien, en el mundo laboral se suelen construir amistades que incluso perduran más que nuestra duración en las diferentes empresas, a veces nos olvidamos que algunos temas de conversación no son los indicados en el contexto laboral. Para evitar meter la pata en tu trabajo y seguir manteniendo un buen perfil, te contamos qué es lo que debes evitar decir en el trabajo.
 
Chistes ofensivos: si bien siempre es importante conservar el humor para distendernos y hacer de la rutina laboral algo más llevadero, es importante no cruzar la línea que separa el humor sano del ofensivo. Algunos comentarios pueden resultar pesados para algunas personas, así que antes de hacer un chiste, intenta observar frente a quién lo haces.
 
Hablar mal sobre tus anteriores empleos: para evitar ser mal interpretado, lo mejor es no realizar comentarios negativos sobre tu trabajo anterior. Sin importar a quien se lo digas, se podrá interpretar que eres un mal agradecido y pensarán que tienes una opinión similar sobre tu trabajo actual.

Decir qué harías en el lugar de un colega: aunque creas que un colega no está dando lo mejor de sí a nivel laboral, evita realizar comentarios sobre su desempeño y sobre cómo podrías tú hacer mejor ese trabajo. Los buenos profesionales buscan el éxito a través de un equipo, no solo buscando el reconocimiento individual.

Hablar de política o religión: estas inclinaciones y preferencias dicen mucho sobre la identidad y las creencias de cada persona, por ello, no debes hablar de ellas de manera explícita, para no ponerte en una actitud desafiante ante los otros. Podrán juzgarte por tus creencias o incluso sentirse ofendidos por algunos de tus comentarios sobre estos temas.

Comentar sobre tu sueldo: de verdad, a nadie le interesa saber cuánto ganas. Esta es la peor forma de comprarse y mostrarse competitivo con los colegas. Si las personas saben cuánto ganas, tienen los datos suficientes para juzgarte por tu trabajo en relación con tu salario. Intenta no hablar de este tema con ninguno de tus compañeros, y mucho menos con un superior, que podrá interpretar tu comentario como una queja.

Hacer comentarios negativos sobre un colega: en todas las empresas siempre hay alguien que no trabaja como debería, pero no ganamos nada emitiendo comentarios sobre lo mal que hace su trabajo. Si hablas mal de otros, generas no solo un mal ambiente laboral, sino que además podrás entender que te sientes superior al resto.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos