Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: CNN Expansión

26/05/2016

Temas relacionados

CIUDAD DE MÉXICO. (Expansión) - La calidad de los empleos generados no consigue recuperarse de los niveles que tenía previo a la crisis de 2008-2009, ya que aquellos con remuneraciones de uno hasta tres salarios mínimos van a la alza, frente a la caída de aquellos con sueldos de más de cinco salarios.

Al cierre del primer trimestre, las personas que ganaban de uno a tres salarios mínimos, esto es de 2,229 a 6,683 pesos mensuales, sumaron 26.26 millones frente a los 2.97 millones que ganaban más de cinco salarios, esto es, arriba de 11,139 pesos mensuales, las cifras se comparan con las de 2008, cuando eran 19.67 millones y 5.16 millones, respectivamente.

En tanto, las personas que ganan hasta un salario mínimo, es decir, 2,228 pesos mensuales también han incrementado, en el primer trimestre sumaron 7.89 millones frente a los 5.46 millones de inicios de 2008, según cifras del INEGI

El fenómeno obedece en parte al débil crecimiento de la economía mexicana, que en los últimos años ha avanzado a una tasa promedio de 2.5% y dado que requiere de un bajo valor agregado, las empresas no tienen incentivos para contratar a personas con mayores niveles de estudio y por ende, un mayor pago salarial.

“Se requiere poca gente con mayores estudios y esto también ha implicado el que se pueda contratar a bajas remuneraciones personas aún con mayores calificaciones”, dice el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, José Luis de la Cruz.

Por ejemplo, de la población desocupada en marzo, el 42.98% contaba con estudios medio y superior, mientras que la población sin empleo con secundaria terminada fue de 37.36%.

¿Y POR QUÉ CRECE EL CONSUMO?

Pese a que la mayoría los empleos creados registran bajas remuneraciones, desde 2015 el consumo privado es el factor que permite mantener a flote a la economía mexicana. En parte ese fenómeno lo explica un aumento en el nivel de endeudamiento de los consumidores.

Al cierre de marzo la cartera total de crédito al consumo sumó 775,226 millones de pesos (mdp) frente a los 587,466 mdp de diciembre de 2012 y 456,442 mdp de inicios de 2008, de acuerdo con el Banco de México.

La depreciación del peso frente al dólar también ha ayudado a que los ingresos que reciben los mexicanos vía remesas se vean beneficiados ya que reciben más pesos por sus dólares.

Adicionalmente, los consumidores han conseguido balancear su gasto y buscan los establecimientos con ofertas y mayores presentaciones de productos.

“En el primer trimestre han realizado un mayor gasto en categorías que son prescindibles como cuidado personal, pero han buscado promociones y ofertas de tamaño (además) las empresas han puesto a la venta presentaciones más accesibles a los consumidores”, explica Rossmy García, directora de cuenta de Kantar World Panel México, empresa que analiza las tendencias de consumo.

Entre las principales preocupaciones de los mexicanos destaca que la depreciación del peso frente al dólar se traspase a los precios finales de los productos, y que los buenos indicadores macroeconómicos no se reflejen en su bolsillo.

“Entre créditos y remesas tienes un consumo que no está basado en ingresos productivos”, dice De la Cruz.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos