Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: OCC Mundial

22/05/2015

Temas relacionados Consejos Empresas Vacantes

Perder el trabajo es quizá uno de los temores más grandes en la vida profesional. Cada persona lo vive diferente. Hace algunos años me liquidaron de un empleo porque la empresa se disolvió, lo lamenté, pero no estaba preocupada, tenía 24 años y vivía en casa de mis padres. Pero el día de hoy, con más cuentas que pagar y una hija de 3 meses, un despido realmente me pondría en problemas.

Cuando te despiden siempre hay un porqué, y la clave para superarlo es entender qué sucedió y cómo podemos crecer a partir de esa experiencia.

Nadie lo tiene seguro

Es importante tener claro que sin importar lo talentoso que seas, el puesto que tengas, lo bien que te lleves con tu jefe o lo exitosa que sea la compañía para la que trabajas, hoy podría ser tu último día. Si aceptamos eso no solo estaremos mejor preparados para un despido, quizá también evitaremos caer en una zona de confort.

Esa es la razón número uno por la que TODOS debemos mantener un currículo actualizado y ejercitar a menudo la búsqueda de empleo.

La primera clave para enfrentar un despido es PREPARARTE. Desecha la idea de que nadie puede quitarte la estabilidad que tienes hoy.

Cuando te despiden y cuando te despides

No todos los despidos son iguales. En ocasiones somos nosotros quienes nos despedimos solos ¿Cómo? No haciendo nuestro trabajo, no cumpliendo las expectativas o metas del puesto o no logrando integrarnos positivamente a nuestro equipo. Cuando el despido es justificado, la empresa tiene todo el derecho de decidir que te vayas.

Por otra parte también sucede que la empresa sufre cambios o reestructuras que demandan reducir costos o eliminar puestos para organizarse mejor. Podrá ser muy duro para nosotros como empleados aceptarlo –sobre todo si hacemos un buen trabajo- pero pasa. No es algo personal, son negocios.

Muchas empresas optan por contratar gente más joven y sin experiencia, ya que cuestan menos que otras personas que llevan más tiempo en la empresa y tienen salarios más elevados. Para los empleados es muy injusto, pero a nivel empresarial es un movimiento lógico.

¿Qué hacer?

Emocionalmente ser despedido es devastador, no importa la causa. Sentiremos enojo, impotencia, desesperación y la sensación de haber sido desechados. Es un golpe a nuestra seguridad y autoestima, significa explicarle a nuestra pareja, nuestros amigos, nuestros hijos o nuestros padres que perdimos el trabajo.

Para mucha gente puede ser muy humillante, pero todos estos sentimientos te invadirán hasta que tú lo decidas. Si te levantas cada día pensando en que fuiste una víctima de tu empresa, te costará más trabajo salir adelante. Acumularás ira y rencor y eso empañará todos los aspectos de tu vida. Tómate unos días para externar tu enojo, pero no te estaciones ahí. Renuncia a tus emociones negativas antes de buscar empleo.

Financieramente quedarnos sin empleo nos aterra, sobre todo si somos jefes de familia, tenemos un crédito hipotecario o un auto qué pagar.

Sea cual sea tu situación hay que actuar de inmediato. Haz cuentas y deja fuera cualquier gasto superfluo, concéntrate en aquello que no puedes dejar de pagar: la renta, la mensualidad de tu coche, tu tarjeta de crédito.

Luego descarta los gastos sin los que puedes vivir: el gimnasio, las salidas a comer fuera y claro, los gastos hormiga.

Piensa en qué puedes hacer para obtener dinero extra en caso de necesitarlo: cobrar algún dinero prestado, vender la cámara de video que nunca usas, hacer trabajos independientes, retirar dinero de tu Afore, todo cuenta. (Sí, puedes retirar de tu Afore de 30 a 90 días de tu Salario Base de Cotización como ayuda por desempleo.)

Profesionalmente existe la creencia de que si eres ‘lo suficientemente bueno’ no van a despedirte ¡No lo creas! El mercado laboral está lleno de gente talentosa a quién alguna empresa dejó ir.

Es momento de regresar a la búsqueda de empleo, no esperes mucho tiempo. Cada mes que estás desempleado se hará más difícil colocarte, así que actualiza tu CV, inscríbete en bolsas de trabajo en línea, busca oportunidades en ferias virtuales y pon al día tus contactos laborales.

Si pasa un mes y nada surge considera el trabajo voluntario ¡cuenta como experiencia laboral! Y se verá mejor en tu perfil que un hueco de 3 o 6 meses sin empleo.

En tu próxima entrevista de trabajo no es necesario mencionar la palabra ‘despedido’ para explicar por qué terminó tu relación laboral. Tampoco recomiendo mentir, la empresa puede averiguar la verdad con una simple llamada.

Nunca respondas atacando a tu antiguo jefe o empresa, si respondes “Mi jefe la traía contra mí, por eso me corrió” le quitarás a cualquier empleador las ganas de contratarte. En cambio si contestas “Mi ex empresa atraviesa un mal momento financiero. Varias posiciones fueron eliminadas, incluyendo la mía.”

Si el problema fue tu desempeño enfócate en lo aprendido, ejemplo: “Mi ex jefa y yo tuvimos problemas de comunicación. Con frecuencia sentía que sus instrucciones no eran claras y al momento de entregar el trabajo ella no quedaba satisfecha con el resultado. Ella decidió terminar nuestra relación laboral. Para mí esa experiencia implicó muchos aprendizajes. Ahora tengo elementos para establecer una comunicación más efectiva con mis superiores.”

Recuerda esto: No eres la primera ni la última persona que han despedido, y eso no te pone en desventaja a menos que tú lo creas. Antes de ir a la entrevista tienes que dejar los sentimientos de lado y enfocarte en lo profesional.

¡Destaca tus logros y tus puntos fuertes para que este trago amargo no impacte tu vida laboral negativamente!

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos