Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: El Economista

25/05/2015

Temas relacionados Consejos Empresas Vacantes

Aplicar para una vacante, enviar su currículum, que éste le dé la oportunidad de pasar al segundo paso y conseguir una entrevista laboral es muy complicado, pues el número de personas que desean el mismo puesto que usted por lo regular es muy grande. Por ello, el momento en el que se encuentra de frente con el reclutador de la empresa es sumamente importante, pues de ello dependerá si consigue el empleo o no; sin embargo, inconscientemente puede caer en errores que terminarán descalificándolo por completo. Que esto no le suceda, entérese de los tropezones que suelen pasar al momento de presentarse con un reclutador.

En una entrevista se evalúa la formalidad, la vestimenta, el lenguaje verbal, sus habilidades, sus competencias, la capacidad de comunicación y su disposición para aprovechar el empleo.

Margarita Chico, directora general de Trabajando.com, destacó que la entrevista de trabajo se debe tomar con la seriedad que requiere el acontecimiento.

Destacó que 50 por ciento de las personas que aplican para una entrevista cae en los errores más comunes a la hora de una entrevista laboral, “los aspectos a considerar se destacan con porcentajes, por lo que si falla en cualquier evaluación restará puntos para quedarse con la vacante”.

La impuntualidad y una mala presentación, errores principales

Un error muy común es la impuntualidad, ya que muchas personas llegan tarde o simplemente no llegan a la entrevista, lo que hace que pierdan cualquier oportunidad de conseguir el empleo. En ocasiones llegar a tiempo a la cita puede ser una encrucijada por el caos vial que existe en las ciudades; si esto le hará llegar tarde comuníquese con el reclutador para solicitar una prórroga explicando los motivos.

Por otro lado, llegar muy temprano a la cita también lo podría calificar mal por ser una persona muy ansiosa o desesperada, por lo que es pertinente llegar sólo 15 o 10 minutos antes.

La directora general de Trabajando.com informó que muchas personas cometen el error de no utilizar la vestimenta pertinente para este momento, pues aunque no se requiera que vayan muy formales a la entrevista, tampoco se trata de vestir informal, ello debido a que esto es un proceso formal y la imagen es también evaluada por los reclutadores; “los hombres deben presentarse de traje y corbata y las mujeres, con el atuendo que elijan, no deben perder de vista la formalidad”. 

Cuidado con sus palabras

Por otro lado, evite hablar mal de su ex jefe o de la empresa para la que laboró, pues este error puede ser una connotación de que tuvo una situación conflictiva en su antiguo empleo y ello lo puede poner en la cuerda floja; además, recuerde que el mundo es muy pequeño y la vida da muchas vueltas.

Un gran error que puede cometer es hacer preguntas; ¿cuánto voy a ganar?, ¿cuál va a ser mi horario?, ¿qué días descanso? , son preguntas que sólo se debe hacer hasta que ya haya sido elegido y los reclutadores le hagan una oferta de trabajo, sólo así debe abordar dichos temas.

Asimismo, debe evitar a toda costa poner sus condiciones laborales desde el primer momento, pues si aún no está contratado mencionarlas puede sonar un tanto exigente; tome en cuenta que la flexibilidad es importante.

Deje el celular de lado, pues estar utilizando su móvil puede ser un indicador de que es una persona distraída, ansiosa o que no está preparado para la entrevista.

El lenguaje no verbal también es importante, pues si se muestra apático, ansioso o inseguro, esto lo definirá en su forma de ser como empleado.

La mentira que puede terminar con su oportunidad

Un gran error es mentir, acción que suele hacerse mucho cuando se habla de: su nivel de idioma, experiencia laboral, el tiempo que se desarrolló en una vacante. Recuerde que hay un contrato de prueba (que tiene vigencia de tres meses), en este periodo se comprueban las habilidades que usted aseguró que tenía.

De acuerdo con una encuesta de Trabajando.com, en 98 por ciento de los casos que las personas llegan a mentir en cuanto a sus habilidades o experiencia laboral, el falseo de información es descubierto.

Hays, la consultora global líder en reclutamiento especializado, destacó que los reclutadores saben cuándo algo simplemente no cuadra y sólo conseguirá que lo vean como deshonesto, “elevar el título de gerente de finanzas a director financiero porque trabajó en una pequeña empresa y era la persona de finanzas de más alto rango podría poner su credibilidad en riesgo innecesariamente”.

Añadió que dónde trabajó, exactamente cuándo y por cuánto tiempo son elementos clave para cualquier empleador potencial, por lo que exhortó a que no falsifique fechas ni trate de llenar los vacíos con experiencia laboral falsa.

Evite sobrevaluarse

Debe ser realista en cuanto al sueldo que solicitará, evalúe el nivel que tiene e investigue cuánto pagan en cargos similares. Recuerde que cuando se busca un nuevo empleo con remuneración este aumento es de máximo 20 por ciento.

“Pedir más lo puede poner en un nivel superior al del puesto que requiere y así el reclutador lo puede descalificar, pues su sueldo es mayor al que la empresa contempla pagarle”, detalló Margarita Chico.

Olvídese de sus problemas personales, alguien que lo hace y detalla que tiene muchos conflictos en su vida puede ser un empleado que faltará mucho.

Para que tenga una entrevista exitosa aconsejó que lo tome como una situación formal, la cual requiere de preparación y debe tomar con responsabilidad; pero también debe estar tranquilo y seguro.

“Sea amable, no importa el resultado de la entrevista, siempre deje las puertas abiertas, pues nunca se sabe cuándo llegará su oportunidad”, aconsejó por último la directiva de Trabajando.com.

Cómo superar los errores en su trabajo

Los errores son una parte inevitable de la vida laboral, por ello, Hays, consultora global líder en reclutamiento especializado, propone estas técnicas para hacerles frente.

  1. La honestidad es la mejor política: Si bien nadie espera la perfección, todo el mundo supone la honestidad en el lugar de trabajo. Si no reconoce un error, sólo está añadiendo combustible a una chispa que encenderá un problema que será más difícil de controlar en un tiempo. Por lo tanto, cuando cometa un fallo, lo mejor es no poner excusas y no negarlo.
  2. Perdonarse a sí mismo y seguir adelante: Lo último que se tiene que hacer es rendirse, todo el mundo comete errores. No es el primero, y sin duda no será la última persona que cometa un error en el trabajo. Se recomienda que no se estrese durante demasiado tiempo, tome tiempo para reflexionar y lo más importante, que se perdone a sí mismo. Pase vuelta a la hoja y tenga clara la mente con otros temas relevantes.
  3. Aprenda de sus errores: Una vez que se comete un error, lo mejor es analizar lo qué salió mal y cómo evitar una situación similar en el futuro. ¿Por qué se olvida la fecha límite? ¿Cómo asegurarse de que no vuelva a suceder? Al reflexionar y cambiar las formas o la adopción de un enfoque diferente, está demostrando un enfoque constructivo y proactivo.
  4. Elabore un plan de acción: Antes de salir corriendo para admitir un error a la primera persona que encuentre, es mejor que se tome un momento para respirar profundamente, ponga la situación en perspectiva y piense una solución factible para que se solucione el error. Posteriormente, elija a la persona más adecuada para contarle el problema. No es conveniente tomarse demasiado tiempo en admitir el error, de lo contrario corre el riesgo de dar la impresión de que no existe preocupación frente al jefe y sus colegas.
  5. Que un error no destruya la confianza: Lo más importante es que no permita que un error deteriore la confianza y desinfle la pasión que se siente por el trabajo. Si la persona ha sido responsable, honesta, proactiva y abierta a cambiar la forma de hacer las cosas, es el momento de seguir adelante. Los errores suceden; la clave es no dejar que manche la vida laboral futura.
subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos