Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Adecco

24/06/2015

Temas relacionados Consejos Empresas Reclutador

La confianza en uno mismo es un componente fundamental para el éxito en cualquier entrevista. Es este grado de seguridad en lo que uno tiene para ofrecerle al otro lo que hace que ellos confíen en uno. Sin embargo, por distintos motivos –nervios, estrés, miedos, etc.-, muchas veces no somos capaces de transmitir esa seguridad a los demás y por ello, es útil tener en cuenta algunos sencillos recursos para reafirmar nuestra actitud frente a los otros.

Estos cuatro elementos son buenas herramientas que te ayudarán a mostrarte más seguro en una presentación o entrevista:

  • Tono de voz y velocidad al hablar: Son dos variables que en general suelen dejarnos en evidencia cuando estamos nerviosos o no estamos seguros de lo que decimos. Existen personas que naturalmente hablan de un modo de veloz, sin embargo, intentar controlar esta tendencia y mantener una velocidad media -que permita entender claramente lo que estamos diciendo y evitar que cometamos errores-, así como alcanzar un tono de voz no muy elevado que transmita tranquilidad será de gran ayuda para brindar sensación de confianza en uno mismo y permitir a nuestros interlocutores seguir con más facilidad nuestro discurso.
  • Postura y lenguaje corporal: La importancia del lenguaje corporal en las entrevistas es fundamental. Trabaja conscientemente sobre tu postura. Así sea que estés de pie o sentado es necesario esforzarse por mantener la espalda recta con los hombros echados hacia atrás y la mirada al nivel de tu interlocutor. Esta postura te permite respirar con mayor comodidad y te hará sentirte más firme y estable al hablar.
  • Aprovecha los silencios: Las pausas son otro elemento a tener en cuenta durante una entrevista o presentación. No sólo son de gran ayuda para controlar la velocidad de tu discurso, sino que, utilizadas de un modo estratégico, sirven para destacar algo que acabas de decir, dar tiempo para que se asimile lo último que has comentado o incluso preparar a tu interlocutor para lo próximo que explicarás. Aprovecha este gran recurso en tu favor y utilízalo para darle un mejor ritmo a tus palabras.
  • Evita salirte del tema: Cuando los discursos están perfectamente preparados, salirse del tema es un modo válido de compensar la tensión de la charla. Sin embargo, cuando mantienes una entrevista o una presentación más espontánea este recurso puede ser muy peligroso. En general suele dar la sensación de que estás evitando el tema importante o que estás simplemente rellenando el espacio vacío con información inútil. Evita andar con rodeos e intenta responder directa y claramente las preguntas de tu interlocutor. Plantear un tema de manera clara y concisa es el modo más eficaz de mostrar conocimiento y dominio sobre el mismo.

No sólo saber lo que vamos a decir nos brinda tranquilidad, muchas veces es necesario utilizar algunos recursos que nos permitan ordenar nuestras ideas y hablar con mayor soltura. Aprovecha estos consejos para ganar seguridad en ti mismo y transmitir confianza ante el entrevistador.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos