Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: CV Coach

07/07/2015

Temas relacionados Empresas Vacantes

El artículo de hoy vamos a dedicarlo a aquellas cosas que un candidato, sea del sector que sea, debe conocer en el momento en que se encuentra ante una oferta de empleo. En esta ocasión, no estamos hablando de una oferta abierta como las que pueden verse en páginas de empleo o en redes sociales profesionales, sino de la oferta que una empresa que está interesada en tu perfil, pone encima de la mesa para que puedas considerarla.

¿Me conviene aceptar este empleo? Aquí listamos algunas cosas que debes tener presentes a la hora de valorar una oferta:

Cargo

El cargo es lo primero que seguramente verás de tu oferta laboral, y, como cargo, entendemos una descripción breve tanto del título del puesto como sus responsabilidades. Muchos empleos cuentan con categorías estandarizadas que incluyen, per se, una serie de responsabilidades, así que no está de más, si no queda claro en la oferta, qué responsabilidades concretas conlleva el cargo que te están ofreciendo.

Salario

Como ya hemos hablado en otros artículos, el salario puede consistir en una cifra anual a la que pueden añadirse, dependiendo del puesto y el sector, comisiones, incentivos o beneficios. Estos “añadidos” al sueldo pueden ser de diversa naturaleza, desde incentivos por desempeño o facturación, a seguro médico, tickets de comidas o incluso acciones de la compañía.

A la hora de valorar una oferta es muy importante que tengas claro qué importe corresponde a tu sueldo base anual (atención a si la cifra se muestra en bruto o en neto) y qué corresponde a los beneficios o incentivos. La mayoría de las empresas suelen ser claras en este aspecto, pero no dudes en preguntar para evitar futuras sorpresas.

Vacaciones y días personales

Los días o periodos vacacionales retribuidos varían según las empresas o los sectores, y dependen de muchos aspectos; algunos sectores, por ejemplo, disfrutan de un cómputo mayor de días de vacaciones debido a la obligatoriedad de trabajar en días festivos. Del mismo modo, muchas empresas establecen un número limitado de días anuales, llamados “personales”, que los empleados pueden disfrutar entre periodos vacacionales. También es importante conocer la política de la empresa en relación a los permisos requeridos por el empleado en caso de circunstancias personales excepcionales (visitas médicas, fallecimiento u hospitalización de un familiar, etc.)

Lugar de trabajo

Algunos candidatos se encuentran, tras haber firmado el contrato, con que el lugar de desempeño de su trabajo no es el mismo que ellos pensaban. Muchas empresas disponen de distintas sedes, locales u oficinas, y distribuyen a sus empleados acorde a las necesidades del momento. Si dichas sedes u oficinas están próximas, el hecho de trabajar en una u otra no debería suponer un problema, pero la situación cambia cuando la empresa informa al trabajador de que debe desempeñar su trabajo en otra población, por ejemplo.

No está de más, aunque parezca evidente, consultar con la empresa cuál será el futuro lugar de trabajo. De esta forma evitarás sorpresas y problemas (o gastos) derivados del desplazamiento.

Horario

No suele ser algo común, pero algunas empresas confunden a sus futuros empleados hablando de los horarios de forma vaga e imprecisa. Pongamos un ejemplo: un trabajo de 40 horas semanales de lunes a viernes no es igual que un trabajo de 40 horas semanales de lunes a sábado. Son las mismas horas, sí, pero en el segundo caso el empleado, a pesar de trabajar las mismas horas, disfrutará de menos días de descanso completos a la semana. También es importante que te informes si el puesto requerirá la disponibilidad en determinados días fuera del horario laboral establecido.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos