Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Bumeran

20/10/2016

Temas relacionados Clima laboral Consejos

Claramente, cuando se está buscando un trabajo el sueldo es un factor ineludible. Después de todo, es el dinero lo que permite satisfacer las necesidades básicas y también -en la medida de lo posible- destinar una parte a diversión y viajes. Pero no hay salario que compense un mal ambiente laboral.

Por eso, si estás en un proceso de búsqueda o en transición laboral, es recomendable considerar otras variables que igualmente son muy importantes para poder proyectarse en una posición; ya no es suficiente plantear la parte renta ni destacar los aspectos técnicos o académicos, porque se ha vuelto cada vez más importante considerar otros factores, a veces más relevantes, de tipo emocional.

Consecuentemente, muchos empleadores se han preocupado de brindar beneficios que van más allá del salario y las compensaciones monetarias. Incluso, existen empresas que han creado áreas o gerencias encargadas de diseñar políticas que apunten a la “felicidad” de sus trabajadores, lo que básicamente quiere decir que intentan conciliar de la vida laboral con la familiar.

Por lo tanto, junto con preocuparse de la parte asociada a la renta, en los procesos de selección de personal es bueno esforzarse en averiguar si detrás de una posibilidad laboral existen condiciones justas, equilibradas y respetuosas, y entornos de trabajo socialmente justos, ambientalmente responsables y económicamente viables.

Esos beneficios intangibles se manifiestan en instalaciones y equipamiento de primer nivel, fomento y financiamiento de actividades extra programáticas (como grupos artísticos y deportivos), desayuno y almuerzo sin costo o programas de vida saludable orientados a mejorar la calidad de vida en términos de nutrición, control del estrés y actividad física.

Las iniciativas además pueden estar vinculadas con la flexibilidad horaria y con la horizontalidad en las relaciones laborales, o bien, con otorgar tiempo (una cantidad de medios días al año, por ejemplo) para realizar trámites de cualquier tipo, exámenes médicos, o un período libre con goce de sueldo (con un máximo de semanas) que no se descuenta de las vacaciones cuando algún familiar cercano se encuentra muy delicado de salud.

Sintetizando, si eres candidato de un puesto de trabajo debe tomar en cuenta aspectos como los siguientes:

  • Que la organización a la que se está postulando otorgue las condiciones necesarias para que sus empleados puedan potenciar su vida familiar.
  • Que cuente con políticas de fomento de hábitos saludables para su dotación.
  • Recabar información sobre lo que invierte el empleador en programas de capacitación.
  • Cuando se trata de posiciones que requieran muchos viajes, consultar acerca de la posibilidad de negociar de antemano un número máximo de salidas al año, para no dañar la vida familiar.

La experiencia indica que cuando uno encuentra un buen ambiente laboral, donde predomina un estilo de comunicación abierta, el resultado es un sentimiento de pertenencia y compromiso.

Empatar con la cultura organizacional

Adicionalmente, no hay que olvidarse del aspecto cultural. Cada organización tiene una escala de valores a la que uno como empleado tiene que adaptarse. Nunca es al revés. Dicho de otro modo, una preocupación elemental es la de preocuparse de ver si uno va acorde con la cultura organizacional.

Como  candidato, es relevante asegurarse de que el lugar al que se está postulando sea el más adecuado para los intereses profesionales y personales; es decir, que al margen de los temas económicos, se compartan los valores, las creencias y los estilos de liderazgo. Y que el clima laboral, los procesos de toma de decisiones y la autonomía, entre otras variables, sean las que mejor se adapten a las características propias.

Si bien, en las búsquedas, generalmente no se dan mayores detalles sobre la entidad que está reclutando personal, de todas formas vale la pena intentar aprovechar todas las instancias posibles (internet, buscadores, redes sociales, entrevistas laborales) para juntar la mayor cantidad de datos al respecto.

Preguntar, entre otras cosas:

  • Cuál es la forma de trabajar que impera en la organización.
  • Qué es lo que más se valora.
  • Qué se espera de uno.
  • Por qué se fue la persona que estaba antes en la posición.
  • Qué tanto se puede aprovechar el tiempo libre.

Complementario a todo lo anterior, es tener muy claras las expectativas, saber lo que quiere hacer, lo que puede hacer y lo que uno es.

Las prácticas que han sido reseñadas deberían estar muy presentes porque, ¿qué pasa si ya trabajando, aunque el sueldo sea bueno, no exista una adecuada política de beneficios o el clima es desagradable? Probablemente, el escenario será complejo: vamos a trabajar a disgusto, seremos menos productivos… y menos felices durante las horas de oficina, en definitiva.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos