Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: CV-Coach

07/10/2016

Temas relacionados Entrevista Lenguaje corporal

Existe una forma de comunicarnos que la mayoría de las veces resulta inconsciente, pero que expresa mucho más de lo que creemos. Durante una entrevista de trabajo, incluso cuando no estamos hablando, nuestro cuerpo realiza movimientos que muchos seleccionadores pueden identificar y atribuir a determinados estados o formas de ser. Toma nota de algunos consejos para proyectar lo mejor de ti a través de tu lenguaje corporal.

La primera impresión, cuenta

Crearás una muy buena primera impresión si llegas a la entrevista erguido, con paso decidido y con una sonrisa. A la hora de saludar, recuerda que un apretón de manos firme, mirando a los ojos del entrevistador, denotará confianza en ti mismo.

Controla la postura

Puede ocurrir que el seleccionador se siente a la mesa y tú debas situarte enfrente, o que ambos se sienten a la mesa para llevar a cabo la entrevista. Sea como sea, es muy importante que tu postura demuestre control de la situación, sin ser demasiado rígida ni demasiado relajada (no es necesario recostarse en la silla para mostrar tranquilidad, pues puede interpretarse como pereza). Cruzar los brazos es un gesto que posee connotaciones negativas en casi todas las situaciones sociales. Evita este gesto en la entrevista para no dar al seleccionador una mala impresión.

Las manos, sólo para gesticular

Las manos delatan habitualmente nuestro nerviosismo, y suelen tomarla con cualquier objeto que tengan a su alcance. Muchos candidatos tienden a entrecruzar los dedos, retorcer papeles o juguetear con su propio reloj o anillos. Te ayudará apoyar las manos en una carpeta o portafolios que lleves contigo o sujetar un bolígrafo entre las manos. Recuerda que tus manos pueden ayudarte a dar énfasis a tus afirmaciones, así que utilízalas en tu beneficio.

La cara, el espejo del alma

Nuestras expresiones faciales transmiten a menudo aquello que no decimos con palabras. Durante la entrevista, pueden darse situaciones en las que te sientas intimidado, inseguro o incluso contrariado, pero es importante que mantengas una expresión neutral. Fruncir el ceño, por ejemplo, dará a entender a la otra persona que no comprendes o no crees lo que explica, y arrugar los labios denota duda ante una pregunta del seleccionador.

 Mira siempre a los ojos de tu interlocutor

Al igual que durante la presentación, mirar a los ojos a la otra persona supone una ventaja estratégica. Si respondes a una pregunta con la mirada perdida o evitando los ojos del entrevistador, darás la impresión de estar avergonzado o tener poca confianza en aquello que estás diciendo.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos