Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Dinero en Imagen

30/10/2015

Temas relacionados Actitud Consejos

¿Qué pasa cuando te despiden? Por lo general, aunque trates de tomar con calma la situación, las emociones están a todo lo que dan: llega el miedo, la incertidumbre y el pánico, en mayor o menor medida.

Porque, a pesar de la situación en que te encuentres, la pregunta de “¿qué sigue ahora?” no dejará de perseguirte.

Pensar con la cabeza llena de miedo e incertidumbre sólo te orillará a tomar malas decisiones, por eso, tienes que cambiar “el chip”, ya que esta podría ser la oportunidad para encontrar tu verdadera pasión…

Por todo lo anterior, lo más inteligente que puedes hacer luego de dejar el trabajo por decisión propia o forzada, es algo para lo que seguro no estás preparado, de acuerdo con Scott Dinsmore, el gurú del camino hacia la vida zen.

Lo único que debes hacer cuando te encuentres sin empleo es… nada.

Por lo menos durante las primeras dos o tres semanas, o incluso algunos meses. Es decir, no hagas ninguna de estas acciones:

  • Encontrar un trabajo (cualquiera)
  • Acudir a todas las entrevistas posibles
  • Aceptar la primera oferta que encuentres
  • Entrar en pánico

Y es que lo peor que puedes hacer es apresurarte a buscar algo que llene (y nuble) tus pensamientos y tu tiempo.

Así que evita la tentación porque no te ayudará, en lugar de caer en ella, trata tu miedo:

No es tan malo como crees. No vas a morir de hambre ni te vas a quedar pero siempre hay algo más interesante que hacer y encontrar.

Tienes más opciones de lo que crees. Respira y date cuenta de tienes una excelente oportunidad frente a ti, para reducir la velocidad, para pensar, reflexionar y hacer un balance de lo que has aprendido y ponerlo en acción en un rato más.

Dicho esto, te proponemos cinco formas efectivas de no hacer nada (es decir, hacer mucho con tu nueva vida y cambiarla):

  1. Viaja. Viajar es experimentar. Sin experimentar una nueva forma de hacer las cosas, seguirás atrapado en tus pensamientos traicioneros y en lo que los otros digan, además, podría ser el comienzo de una gran historia.
  2. Quédate solo contigo mismo. Podría ser meditando. ¿Alguna vez has sentido lo que es en realidad no hacer nada durante unas horas, días o semanas? Si no quieres meditar, puedes acudir a algún retiro, o simplemente tomar esas “vacaciones improvisadas” y desconectarte de todo y todos para estar sólo junto a la naturaleza.
  3. Escribe. Lo que sea, comienza a escribir lo que te venga a la mente, que sea tu rutina. Puedes abrir un blog o simplemente iniciar un diario personal; el ejercicio de la escritura te ayudará a aclarar la mente, a analizar mejor las cosas, a conocerte y expresarte mejor. También es otra forma de meditar.
  4. Haz limpieza. ¡Sí, limpieza! Interior y exterior. Tira todo lo que no te sirva o ya no utilices, todo aquello que te quita tiempo y espacio. También limpia tu cuerpo, comienza a alimentarte mejor y a hacer ejercicio. Esfuérzate y aprecia qué se siente y no olvides escribir tus experiencias.
  5. Inspírate. Rodéate de personas que admiras, disfruta al máximo de tu música y de tus películas favoritas, lee aquellos libros que sabes que te encantarán. Escoge o haz cualquier cosa que libere tu mente y te inspire a ser mejor.

Perder el trabajo no es un desastre y no es el final de tu vida como la conoces. Hay un camino mejor para ti. Ahora tienes que encontrarlo.

Es hora de empezar a hacer lo que te gusta, de darle la oportunidad a tus pasatiempos, a aquellas aficiones que el trabajo no te permitía hacer.

De cualquier forma, las circunstancias y necesidades de cada persona son diferentes, así que debes hacer lo que es correcto para ti, y tu familia. El punto es salir adelante del pánico y hacer lo que puedas para tomar decisiones correctas a largo plazo.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos