Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Laborum

25/08/2016

Temas relacionados Consejos

Las personas que están por ingresar o ya forman parte del mercado laboral son todas potencialmente “candidatos”. Es decir, posibles prospectos para ocupar un puesto en alguna organización que puede ser pública o privada. Pero hay algunos de estos candidatos que presentan perfiles más atractivos que otros, y por lo tanto son más interesantes para los empleadores cuando de buscar y seleccionar se trata.

¿De qué depende que alguien sea más interesante que otro de cara a un puesto de trabajo? De muchos elementos, algunos objetivos y otros más subjetivos, que en su conjunto conforman el concepto empleabilidad, el cual puede ser definido como la capacidad potencial de un individuo para encontrar empleo con mayor o menor facilidad, y permanecer en el mercado laboral adaptándose a un ambiente laboral en continua evolución.

Existen elementos universales que elevan el citado potencial. En todo el mundo, un curriculum vitae bien hecho siempre influirá positivamente. Sin embargo, este último documento no basta por sí solo para ganar espacios, puesto que también influyen situaciones como ser capaz de dirigirlo al destinatario correcto.

En esta tarea, al final, siempre habrá componentes clásicos adicionales a los ya mencionados que son determinantes para incrementar las oportunidades de inserción laboral, entre los que destaca, por supuesto, la carrera que hayas estudiado. Es un hecho que algunas carreras otorgan más posibilidades que otras para conseguir con mayor facilidad un empleo (y posterior crecimiento profesional), aunque es entonces cuando entran a lidiar otras cuestiones que derriban el camino al éxito  independientemente de la formación que se haya recibido.

Sin duda que entre ellas, una de las más influyentes es la tradicional red de contactos (familia, amigos, conocidos, ex compañeros de colegio, universidad o trabajo). El rápido desarrollo tecnológico ha llevado a que con el tiempo, se hayan ido sumando otras herramientas de creciente valor en el ejercicio de buscar un trabajo, entre ellas el uso de redes sociales como Facebook y Twitter para tejer relaciones que, bien manejadas, podrían abrir la puerta a nuevas oportunidades de laborales.

Por otro lado, hay características de la personalidad que a veces son igualmente determinantes. Si se poseen, se pueden, y si no, es bueno entonces tratar de desarrollarlas en alguna medida. Entre las que más se privilegian al momento de evaluar a una persona conviene mencionar las siguientes:

  • Saber “venderse”, igual que un producto. Esto es, evidenciar confianza en sí mismo, aunque siendo autocrítico. Esta característica puede llegar a ser primordial en momentos clave como la entrevista laboral.
  • Ser flexibles, poder adaptarse a distintas circunstancias.
  • Manejar todo tipo de información, tanto acerca del entorno como de los mercados; y cuando se esté en un proceso de selección, sobre la empresa a la que se postula o bien, de la industria en la que participa.
  • Poseer habilidades blandas fundamentales para mejorar las oportunidades de desarrollo profesional, como el liderazgo, la sociabilidad y la asertividad.

Todas ellas constituyen un valor agregado, porque ayudan a mantener una comunicación fluida con muchas personas, en el trabajo actual o en otras organizaciones. Además, hoy por hoy quienes pueden trabajar en equipo, mostrarse seguros frente a grupos grandes o pequeños, son asertivos para resolver conflictos y se adaptan a distintos roles, tienen una clara ventaja ante otros candidatos.

Estudiar y seguir estudiando

Para incrementar tu empleabilidad, también es positivo empezar por fijarse objetivos, metas y plazos. Aunque tener claro lo que se busca en el horizonte laboral no es lo único a tomar en cuenta. La educación también es muy importante; es decir, invertir en formación para mantenerse actualizado.

Los profesionales, puntualmente, deberían optar por estudiar una maestría, puesto que de esta forma no sólo adquieren nuevos conocimientos y se mantienen actualizados,  además da la oportunidad de ampliar el networking; evitando dejar pasar más allá de los cinco años de iniciada una carrera laboral.

Las personas con otro tipo de formación, por su parte, pueden optar por certificarse en una especialidad a través de entidades examinadoras cuyo sello es reconocido internacionalmente. De hecho, estos procesos son bastante exigentes y han adquirido gran relevancia en los últimos años, de modo que quien posee una certificación se beneficia con un salto en su empleabilidad.

En definitiva, tanto la educación como las actividades que impulsa una persona y su red de contactos, claramente ayudan a mejorar su atractivo, pero no basta si no sabe cómo enfrentar su destino laboral. En conclusión, la base de toda empleabilidad es conocerte a ti mismos y tener claro lo que quieres.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos