Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Be Executive

03/08/2016

Temas relacionados Consejos

El currículo es un buen medio para dar a conocer el perfil profesional de una persona ante su posible empleador. La época en la que había que repartir ejemplares de este documento empresa por empresa ha quedado atrás, para dar lugar a un sinfín de formas de comunicación mucho más modernas, efectivas y rápidas.

Llenar el nuevo currículo en línea  o “subirlo” a las páginas corporativas de las empresas garantiza la exposición de nuestar información profesional y personal ante los posibles empleadores.

Pero llenar el currículo en línea no es suficiente para que se nos abran las puertas de una entrevista. De hecho, es posible que nos hayamos postulado para varias vacantes y aún no recibamos ninguna llamada para concertar una cita o entrevista en alguna empresa. Si ése es el caso, habría que analizar las posibles causas de tal silencio.

 

Una de ellas podría ser que nuestro currículo no esté ajustado al formato de currículo en línea, por lo que no es efectivo. Por el lado del contenido, un buen currículo debe siempre incluir los datos personales simplificados, la escolaridad de forma específica (no la referida a la educación básica y media), la experiencia laboral claramente organizada por fechas y separada por viñetas (concisa en funciones y logros), los paquetes computacionales y los idiomas que se dominan, así como los cursos y las actividades extraacadémicas relevantes para el puesto.

Ahora bien, si después de evaluar objetivamente nuestro currículo encontramos que todo está en orden y que, por tanto, el silencio por parte de la empresa en cuestión no puede deberse a este aspecto, conviene revisar la introducción que hemos hecho al currículo o al texto que lo acompaña. Tomemos en cuenta que muchas bolsas de trabajo facilitan a los posibles empleadores el uso del filtro. Por medio de palabras clave del perfil de la vacante, los empleadores sólo reciben la lista de currículos que más se aproximan a su descripción, por lo que los candidatos deben escribir el tema o identificador de correo que resulte más atractivo, pero sobre todo específico, para el posible empleo.

Para lograr llegar a esa frase concreta, debemos reflexionar sobre qué palabras describen mejor nuestro perfil profesional.

Seguramente por nuestra mente puedan pasar adjetivos calificativos como “responsable”, “comprometido”, “trabajador”, “puntual”, “creativo”... Pero ninguna de esas palabras describe una profesión. En cambio, si la descripción profesional suena a algo parecido a “licenciado en sicología con especialización en el área laboral, interesado en reclutamiento y selección, capacitación, compensaciones y sueldos”, resulta más atractiva e informativa para el empleador.

La descripción efectiva de nuestro perfil es una que, como ésta, es capaz de abarcar el título profesional, la experiencia, las funciones o el área especifica en la que se está interesado en trabajar. De este modo, al empleador se le facilita la búsqueda de un candidato ideal, y el postulante se ubica en la vía más rápida para encontrar el empleo que desea.

Si después de verificar y corregir lo anterior no nos llaman a una entrevista, debemos saber que otra de las causas de que un currículo navegue en el ciberespacio sin encontrar empleador puede ser que no hayamos dado el debido seguimiento a los procesos de postulación. Para cualquier aspirante a un empleo es importante llevar una agenda y anotar las fechas de postulación para cada puesto y en qué bolsa de trabajo se encuentra. Además, debe revisar si no le han pedido enviar confirmaciones, información complementaria del perfil descrito en el currículo, alguna llamada telefónica o una notificación.

Recurrir a la red de contactos o networking también puede ser efectivo si uno se encuentra todavía en espera de ser llamado para una primera entrevista. Escribir una lista de conocidos, amigos y familiares que se relacionan de alguna manera con el tipo de vacante a la que aspiramos es una buena alternativa, así como comentarles que buscamos empleo y hablarles de tipo de puesto al que aspiramos . Esto seguramente generará comentarios, observaciones y recomendaciones que nos servirán para orientar mejor nuestra búsqueda. Si se da el caso, entregar el currículo a alguno de ellos puede acelerar el proceso.

Debemos tener claro que una larga espera para ser llamado a una entrevista puede ser generada porque a las empresas que hemos postulado no tienen recursos humanos suficientes para atender a tantos candidatos. Por ello es muy importante que realicemos una estrategia de selección y elijamos -por áreas de mayor interés- a qué giro de empresas enviamos nuestro currículo. Incluso antes de enviarlo, conviene investigar algo sobre contactos, convenios o filiales de las empresas, para que aumenten las probabilidades de ser convocado a una entrevista.

El factor tiempo es uno de los peores enemigos, en el caso de las personas que trabajan, pero que buscan postularse a un mejor puesto dentro de la misma empresa. Quien está en esa situación, lo primero que debe hacer es mantener actualizado su currículo, de acuerdo con las funciones y logros del empleo actual y, si el ambiente laboral es favorable, hacer un networking con compañeros de la empresa, para verificar las vacantes disponibles. Es probable que de la experiencia se haya acumulado en el empleo actual y en anteriores dependa un ascenso en la organización.

Resumiendo, para que la pausa entre la publicación del currículo y la llamada a una entrevista se acorte, es recomendable continuar postulando e investigando diariamente empresas de interés, así como dar seguimiento a los contactos que se hayan conseguido mediante networking, plantearse metas personales aunadas a la obtención del próximo empleo, cuidar que los teléfonos o formas de contacto puestos en el currículo estén disponibles, accesibles y actualizados, reunirse con más candidatos que también se estén postulando y compartir con ellos experiencias, estrategias y contactos.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos