Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Lucas 5

27/07/2016

Temas relacionados Consejos Jóvenes

Al final de tu carrera universitaria, después de al menos cuatro años de cursar materias, de repente llegas a tu último día de clases. Realmente estás feliz; has terminado con cada uno de los días en los que tenías que sentarte a escuchar a un profesor y responder a sus exámenes para, finalmente, recibir una calificación. 

A partir de esto buscas titularte (es muy importante). Tiempo después ya eres todo un licenciado o ingeniero y ahora sí, nada que te ligue a la escuela. Te das cuenta que tu esquema de vida está por cambiar, ahora comenzarás la búsqueda de trabajo, pues anteriormente nunca habías tenido la oportunidad o necesidad de trabajar. 

En el proceso de encontrarte con tu nueva vida laboral, podrás reconocer que surgen varias reacciones; por ejemplo, alegría, ahora si vas a hacer lo que te gusta. Miedo a no encontrar un trabajo en el que te encuentres contento con tu ambiente laboral, las actividades a desempeñar sean atractivas y, por supuesto, que tengas la remuneración económica esperada. 

Otra sensación es la ansiedad cuando entras a las diferentes bolsas de trabajo y quieres ser el primero en mandar tu currículum a una oferta de trabajo porque ¿cubres perfectamente con el perfil?

En el momento que te llaman a una entrevista surge emoción y sorpresa, llegas a la empresa y tienes más de 30 minutos en recepción, esperando con impaciencia ser recibido por la persona de recursos humanos. Otro sensación es la satisfacción o insatisfacción al salir de la puerta de la oficina del entrevistador,  ya que vas pensando las cosas que dijiste o que hubieras querido decir sobre tu vida, tu escuela, tus deseos de proyección laboral…

Durante el transcurso de todo este proceso, te encuentras inquieto, a pesar de que se contacten contigo para darte noticias al día siguiente, ya que deseas saber los resultados de tu entrevista. Claro que se presenta más inquietud si se comunican para programar una nueva entrevista y posiblemente otra más.

Por fin llegamos a la alegría o tristeza al momento de escuchar el veredicto final de la empresa. Cuando te presentas en la institución a escuchar la propuesta de trabajo y finalmente firmar el glorioso contrato existe una felicidad total

También puedes sentirte desanimado; has acudido a diferentes empresas sin respuesta alguna y cada llamada para concertar una cita, ya te da lo mismo. Incluso ya hasta te sabes las preguntas que te harán con sus respectivas respuestas. Posiblemente, en el proceso de búsqueda de trabajo, atravieses por algunas o todas las reacciones que acabamos de describir. Si llegas a encontrarte en alguno de los pasos citados, ¡ánimo!, no dejes de prepararte, en este tiempo puedes seguir estudiando por tu cuenta o tomar algún curso o diplomado; nunca sabes cuándo te puede servir este tipo de preparación.

En cualquier parte del proceso que te encuentres, no olvides dos puntos importantes:

1) Nunca y por ningún motivo aceptes un trabajo sólo por el hecho de conseguir “algo”, por el sueldo ofrecido, por el renombre de la empresa o por más desesperado que estés.

2) Antes de comenzar tú búsqueda de trabajo, haz una reflexión minuciosa de las actividades que realmente te gustarían hacer, el tipo de empresa donde te gustaría entrar, el trabajo que te apasionaría y que te represente el reto de mejorar día con día, así como la proyección buscada. De igual manera reflexiona sobre aquellos conocimientos que le puedas aportar a la empresa, así como de las competencias laborales con las que cuentes para desempeñar un papel exitoso en el mundo laboral.

Recuerda que cuentas con una preparación muy valiosa.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos