Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Lucas5

19/07/2016

Temas relacionados Consejos

Después de meses y meses de buscar un nuevo empleo, de que preparaste tu curriculum vitae, lo enviaste a las empresas que te interesaban, te registraste en diversas bolsas de trabajo en internet, realizaste múltiples entrevistas de trabajo y pruebas de todo tipo. Finalmente, llega el día en que tienes en tus manos una oferta de trabajo, y piensas, por fin ya puedo relajarme, ¿no? ¡Pues no, definitivamente no!


Ahora, comienza un proceso muy crítico que influye determinantemente en el éxito o fracaso de tu gestión en la nueva empresa: evaluar la oferta de trabajo y negociar el paquete de compensaciones. Es importante que consideres a detalle todo lo que implica la oferta que tienes en tus manos; el salario y los beneficios suele ser lo que primero vemos, pero no es lo más importante. También debes considerar tu carrera profesional, tu satisfacción personal en la empresa, la posición que te ofrecen y tus intereses familiares. Ninguna organización espera que aceptes una oferta de inmediato, así que no dudes en decir, al recibir la oferta de trabajo, que necesitas tiempo para evaluarla. Hazlo amablemente,  mostrando interés por la posición que te han ofrecido.
 
Puntos a considerar:
 

El trabajo que vas a realizar
La primera pregunta que te debes hacer es: ¿este nuevo trabajo es interesante para mí? Debes entender claramente las funciones y responsabilidades de la posición, es importante que consideres si te atraen los productos o servicios que ofrece la compañía, cómo afecta tu carrera el tomar esta posición y cómo se va a ver en tu curriculum vitae esta posición en el futuro.
 
Las personas con las que vas a trabajar
No tomes este punto a la ligera, cada empresa tiene una personalidad y cultura diferentes,  las personas con las que trabajas las ves todos los días y debes convivir e interactuar constantemente. Si no tienes una buena relación con ellos, tu trabajo puede volverse una pesadilla, así que debes estar seguros de que vas a poder encajar en la cultura de la empresa exitosamente. Considera en especial a tu supervisor directo, ¿puedes trabajar bien con él/ella? ¿Crees que va a darte apoyo para tu crecimiento profesional?

 

El salario y los beneficios
Debes investigar si el salario ofrecido es competitivo en el mercado para posiciones similares. Cada cuánto se revisan los salarios y cómo influye tu desempeño en la evaluación del sueldo. En caso de un pago variable por tu desempeño individual, debes calcular cuánto puedes lograr, así como también investigar cuánto han logrado las personas que ya trabajan en la empresa. Ahora, recuerda que no todo es salario, debes considerar cuidadosamente los beneficios, ya que éstos pueden tener un gran valor esencial, planes médicos, seguro de vida, cajas de ahorro, vacaciones, pensión, entre otros.

 

La solidez financiera y legal de la empresa
Si antes de ir a las entrevistas, hiciste una investigación sobre la empresa, ahora es importante que tengas seguridad de que la empresa está sana en el ámbito financiero y legal. Puedes investigar en periódicos, en internet, instituciones bancarias y preguntando a personas que estén trabajando en el medio.

 

Consideraciones familiares
Puede ser que el trabajo sea maravilloso y la paga más de lo que esperabas, pero la típica semana laboral está cerca de las 80 horas o debes pasar el 70% del tiempo viajando, o simplemente la oficina queda muy lejos de tu hogar. Es muy importante que tengas claras tus prioridades y analices cuáles son las otras actividades que te gusta realizar fuera del trabajo.

Una vez que has evaluado cuidadosamente la oferta de trabajo, ahora ya estás listo para responder a la empresa y tienes tres opciones:
 

  1. Aceptar la oferta de trabajo

Muestra entusiasmo por la posición que vas a tomar, agradece el tiempo dedicado al proceso de selección y pide la oferta por escrito. En caso de que estés participando en otros procesos de selección, ten la cortesía de informar que ya has decidido aceptar esta posición.
 

  1. Negociar una oferta de trabajo mejor

Si tus habilidades son tales que la empresa realmente está interesada en ti, puedes negociar una mejor oferta, ya sea en la parte salarial o en beneficios adicionales. En caso de no querer negociar la oferta, el único punto es rechazarla.
 

  1. Rechazar la oferta de trabajo

Con mucha cortesía, ya que no sabes que pueda pasar en el futuro, agradece el tiempo invertido en las entrevistas indica que has decidido no aceptar la oferta.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos