Puedes indicar un puesto, carrera u oficio
¿Cómo utilizar el buscador?

Fuente: Alto Nivel

05/07/2016

Temas relacionados Consejos

Las empresas suelen repetir que la práctica de selección de personal más importante es la entrevista, así opina 71% de los empleadores en el país.

Lo que rara vez se dice es que tal acercamiento es, en sí mismo, un proceso para eliminar. La entrevista ayuda a entender quién encaja o no en el puesto y la organización, así que es uno de los momentos definitivos para descartar a un candidato, aunque suene ‘fuerte’. 

Entrados en el terreno de la entrevista, empleadores/reclutadores muchas veces recurren a preguntas más complejas para evaluar al candidato. Hay compañías que –a nivel global– se destacan por su peculiar estilo de entrevista laboral: Apple, Procter & Gamble, Google, McKinsey, aparecen en la lista. En esas empresas, por cierto, el Índice de Dificultad de Entrevista puede alcanzar hasta cuatro puntos (en una escala de 5 niveles establecida por la firma Glassdor).

He escuchado a muchos candidatos platicar sobre cómo el representante de Recursos Humanos pidió resolver ejercicios de razonamiento en minutos, hablar de la familia, actuar sobre escenarios hipotéticos y otras peticiones que, formuladas a través de preguntas, estresan hasta el buscador de empleo más experimentado.

Se vale, cierto, elevar el nivel de dificultad de las entrevistas, para asegurar que puesto y persona hacen conexión. Pero entre una pregunta difícil y una que agreda la integridad hay diferencia, y es importante estar atento a ello.

De lo raro a lo incómodo

Las preguntas relacionadas con estado civil, embarazo, filiación política o religiosa y preferencia sexual en nada se vinculan con la experiencia y competencia de la persona para un puesto. Aun así, las empresas las plantean y, sin ir más lejos, la maternidad es el motivo número uno de discriminación (en contratación o despido) en el ámbito laboral, según datos de la dirección de Quejas y Reclamaciones del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Tras cuestionar sobre la maternidad, por ejemplo, existe una percepción de riesgo asociado -en forma indebida- a la disminución de productividad o cumplir con prestaciones que, de manera legal, la organización debe otorgar. Si como candidato se identifica que la empresa hizo una distinción, no razonable, para ocupar el puesto (ejemplo: necesitamos que viajes ¿puedes hacerlo aun con un hijo pequeño?), una opción es levantar una queja en el Conapred para dar seguimiento al caso.

Ahora bien, es una realidad que tarde o temprano podrías enfrentar una pregunta que desconcierta. Estos son algunos ejemplos e ideas para responder:

1. ¿Te interesa formar una familia? / ¿por qué decidiste dejar de laborar por un tiempo?

Hay mujeres que sólo refieren ‘no está en mis planes por el momento’, o ‘decidí hacer un alto los primeros años de vida de mi hijo (a)’.  Hay quienes toman esto como algo demasiado personal y se niegan a dar un comentario.

No se está obligado a responder, y el sólo planteamiento habla de la postura de una empresa respecto al tema. Pero, si se quiere hacer un comentario, la recomendación es centrar la respuesta en cómo se buscará equilibrar ambos ámbitos. Ser mamá y atender una familia no erradica espontáneamente el deseo de desarrollo profesional, hay que dejarlo claro. 

La Ley Federal del Trabajo prohíbe a los patrones en el artículo 133, fracción XIV exigir o realizar sin consentimiento, pruebas o certificados de embarazo para administrar, mantener y otorgar ascensos a las trabajadoras. Hacerlo, por cierto, implica multas.

También puedes leer: Ser mamá trabajadora en tiempos del Doble Hoy No Circula

2. ¿Por qué has cambiado varias veces de trabajo?

Por más que se arreglen los currículos, es difícil (y no recomendable) ocultar esta práctica. Para responder la clave es centrarse en el progreso realizado a nivel profesional, poniendo énfasis en experiencias aprendidas y cómo un trabajo y otro han contribuido a dominar la industria. Aun cuando ser independiente es un esquema creciente en México, esto -a ojos de muchos- es inestabilidad. Sé enfático en cómo el nuevo proyecto suma a tus metas de largo plazo. Si prefieres la autonomía, déjalo claro. Dependiendo de tu expertise y aporte al negocio, se puede negociar horarios combinados. 

3. ¿Cuánto quieres ganar?

Este planteamiento sólo pone en aprietos a los jóvenes. Hay muchos candidatos ‘experimentados’ que titubean al dar una cifra y la razón es poco conocimiento del mercado. ¿A qué me refiero? Para dar una respuesta es importante monitorear, previamente, qué rangos salariales alcanza esa vacante, según industria, sector, nivel de experiencia requerida y hasta recomendación.

Consulta a tus contactos, colegas en una empresa de perfil similar, informes en bolsas de empleo en línea, y a partir de ello genera una propuesta. Mientras más rápido se ayude a la empresa a resolver un problema con la contratación, se puede negociar un porcentaje diferente de salario. 

4. ¿En qué aspectos de tu vida profesional y personal debes mejorar?

Aquí se valora la capacidad de aprendizaje continuo, así que busca ejemplos sobre cómo te mantienes actualizado y cómo incorporas ese nuevo conocimiento al área de trabajo.

5. Cuéntame de alguna situación en tu empleo en la que no hayas estado de acuerdo

Con este tipo de pregunta se mide comunicación, y lo importante es dar ejemplos de tu intención para escuchar y entender la opinión de otros (estés o no de acuerdo, al final). Es curioso como algunas veces se dice ser bueno en esta competencia, y cuando el empleador pide ser más descriptivo, la persona no da más ejemplos, o ‘atropella’ al reclutador hablando la mayor parte de la entrevista.

Como última sugerencia, busca una historia personal para describir de qué manera resuelves un problema y qué tipo de resultados aspiras conseguir. Este tipo de relato, más narrado y vivencial, suele ser bien recibido por los empleadores. O, al menos mucho mejor, que recitar cualidades que son repetidas por otros candidatos.

subir

Periférico Sur No. 4271, Col. Fuentes del Pedregal, Tlalpan 14149, Ciudad de México.

Síguenos